Skippy


Guión: Percy L. Crosby
Dibujo: Percy L. Crosby
Color: Desc.
Editorial: Revista Life / King Features Syndicate
País: USA Páginas: Desc. Años: 1.923/1.945

En 1923 Percy Crosby, asiduo colaborador de la publicación Life, solicita a su director Frank Casey la inclusión en las páginas de la revista de una serie regular que le permitiese desarrollar argumentos a más largo plazo. Aceptada la petición, Crosby, que ya había dibujado algunas páginas donde el protagonista era un niño llamado Timmy, retoca ligeramente los diseños y crea un nuevo personaje llamado Skippy Skinner que daría nombre a la nueva serie. La primera aparición, a página completa, sucede en el número correspondiente al 15 de marzo de 1923 y su popularidad, que alcanza cotas muy altas en un breve espacio de tiempo, la lleva incluso a salir publicada en la portada de la revista en varias ocasiones.

El argumento de la serie presenta las correrías de un niño de ciudad que, ataviado con una camisa de cuello enorme, pañuelo al pescuezo y sombrero, chaqueta muy larga y pantalones cortos que dejaban ver sus calcetines siempre enrollados, transmitía al lector esa especie de simpatía que surge cuando se observa al prototipo de ese chiquillo travieso capaz de robar en una tienda de ultramarinos y a la vez contagiarlo todo de melancolía cuando se le observa reflexionar sobre las desdichas o alegrías más comunes de la existencia.

Como no podía ser de otra forma, un par de años después de su primera aparición en Life y tras pasar por varias licencias (Johnson Features Inc., Central Press Association y Editors Features Service), la serie es comprada para su publicación en periódicos por el King Features Syndicate, dejando intactos los derechos del autor sobre la obra. La primera página dominical bajo el sello de Randolph Hearst aparecerá el 7 de octubre de 1926 y la primera tira diaria el 1 de abril de 1929. A partir de este año se comienzan a reimprimir las historias del personaje en sendos libros publicados por varios editores. También en los años 20, Crosby aprovechará el éxito de su creación y publicará varios libros en prosa con ilustraciones suyas, entre los que podemos destacar Dear Sooky, una colección de cartas que Skippy escribía a su mejor amigo.

Sooky, el inseparable amigo de Skippy
El 25 de abril de 1931 se estrenará la primera película del personaje, con la que el director Norman Taurog ganaría el Oscar concedido por la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas. Crosby, desencantado con la cinta, tendrá que acceder al rodaje de una secuela titulada Sooky, que se estrenó sólo diez meses después, pero a partir de ahí jamás permitió nuevas adaptaciones.
En 1934 –aunque se había reimpreso algún material en el primer número de Famous Funnies– se publica el primer tebeo del pequeño bajo el título de Skippy’s Own Book Of Comics, el cual se regalaba con la compra de un tubo de dentífrico Phillip. Se imprimieron un total de 500.000 ejemplares y se anunció en el programa de radio Skippy, también puesto en antena a comienzos de 1934. Además de los tebeos y el programa de radio, se inundó el mercado de todo tipo de objetos relacionados con el personaje.

En 1936 comienza a aparecer en los Popular Comics de la Dell y unos años después en los primeros números de All-American Comics, de DC Comics.

A partir de 1933 y coincidiendo con la salida al mercado de una marca de mantequilla de cacahuetes que adoptó el nombre de Skippy, el descrédito de Percy Crosby inició una senda alcista que ya no paró hasta acabar con su personaje más famoso. Agobiado por las diferentes deudas que fueron surgiendo, fruto de demandas estatales, su divorcio o la manutención posterior, pierde casi toda su fortuna y el alcoholismo empieza a manifestarse de una forma muy grave en su vida. Las cada vez más molestas críticas políticas con que el autor inundaba muchos de sus artículos hicieron caer su popularidad en picado y con él, la de la serie Skippy, que se vio salpicada por la inclusión de esos juicios de valor en sus ya poco sólidos argumentos y que poco a poco fue perdiendo adeptos hasta que en 1945, tras la negociación fallida de un nuevo contrato de explotación, la serie llega a su fin al igual que la cotidianidad del propio autor, ingresado en un sanatorio mental en el año 1949 del que ya no saldría hasta el día de su muerte.


10 de agosto de 1931

8 de noviembre de 1937

1 de agosto de 1941

8 de febrero de 1944



Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0