Idées Noires / Ideas Negras


Guión: Yvan Delporte/André Franquin
Dibujo: André Franquin
Color: B&N
Editorial: Dupuis/Audie
País: Bélgica Páginas: 65 + 3 Años: 1.977/1.983

Nadie sabe muy bien cómo, a principios del año 1977, se cuela un suplemento la mar de extraño en el interior del semanario Spirou llamado Le Trombone Illustré. Allí, influido por el viejo recuerdo de un autor que publicaba chistes en el Saturday Evening Post norteamericano y utilizaba únicamente siluetas en sus dibujos, André Franquin crea una serie llamada Idées Noires, donde combina el dibujo de sombras con un humor negro muy agresivo que contrastaba notablemente con el resto de la producción que el autor había llevado a cabo hasta entonces. En la realización de las primeras planchas presta su ayuda Yvan Delporte, que asumiría junto a Franquin todo el peso de la edición del suplemento Le Trombone. Más adelante también colaboran en los guiones, entre otros, Jean Roba, Marcel Gotlieb (Gotlib) o Luce Degotte. La primeras entregas solían dibujarse a media página o como tira de tres viñetas, para pasar en poco tiempo a una publicación a página completa.

Cuando los editores de Dupuis consiguen finalmente que Franquin y Delporte abandonen el proyecto de Le Trombone, el primero, a instancias de un Gotlib convertido en editor, decide seguir con las páginas de Idées Noires en la revista Fluide Glacial. Hasta entonces apenas se habían llegado a dibujar una docena de planchas que mantenían la esencia del dibujo que Franquin aplicaba en sus otros trabajos, con la única particularidad de la ausencia total de color y los personajes silueteados. Pero en Fluide Glacial, Franquin comienza a experimentar con el rotulador fino y va dejando de lado el uso del pincel. Es entonces cuando el aspecto gráfico de la serie adquiere su máximo esplendor y las páginas se llenan de sombras deshilachadas que se arrastran entre fondos blancos, a la vez que los argumentos se tornan mucho más oscuros y desgarradores.

Muchos asociarán este giro en la concepción de ideas y en el propio dibujo con el Franquin más decaído –recordemos que en el año 1982 cae presa de una terrible depresión que prácticamente acabó con su carrera– y no les faltará razón por lo evidente. Sin embargo podemos observar en la crítica exacerbada de ciertos comportamientos sociales un deseo de ayudar al cambio de lo establecido más allá del simple derrotismo. Franquin utiliza sus ideas negras para protestar contra el maltrato animal, el daño a la naturaleza, la guerra o la pena de muerte, entre otras. Y es esa protesta la que utiliza los dibujos como canal para expresar un sentimiento y no al revés.

Hasta 1983 Franquin dibuja 65 planchas bajo el título de Idées Noires, a las que habría que sumar otras tres realizadas durante el año 1977 por Dany, Haussmann y Didgé en Le Trombone, seguramente para descargar de trabajo a un atareado Franquin que por aquel entonces también se ocupaba de la página de Gaston Lagaffe en Spirou. La última página aparece en el número 83 de Fluide Glacial y en ella se presenta a un personaje que, tras invitar al todo el personal a que vaya tras él, se encuentra paseando en solitario por un páramo oscuro, únicamente seguido desde el aire por un buitre con las alas extendidas. Toda una visión premonitoria de lo que estaba por venir.


Le Trombone Illustré número 1 (marzo de 1977)

Le Trombone Illustré número 2 (marzo de 1977)

Fluide Glacial número 83 (mayo de 1983)



Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0