Viñetas para la historia (XVII). The killing joke. El nacimiento del Joker



En junio de 1988 un Alan Moore que estaba revolucionando el mundo del cómic con su obra Watchmen lanza al mercado junto al también británico Briand Bolland una de las más populares y a la vez mejores historias que jamás se hayan escrito sobre el Joker, uno de los grandes villanos de las distintas series de Batman. Tomando como punto de partida una aventura aparecida en febrero de 1951 en las páginas del número 168 de Detective Comics, Moore cuenta a sus lectores el origen del Joker a través de un relato sórdido en el que un hombre común se ve en la obligación de cometer un delito con la finalidad de poder obtener así una vida mejor.

La historia alcanzará su punto crítico en el momento en que el villano parece haber llevado a término con una crueldad inusitada la acción de destrozar las vidas de dos de los seres más queridos por Batman: el comisario James Gordon y su hija Bárbara. Es en ese momento cuando en una extensión de cuatro páginas se relata el acontecimiento que llevó a esa persona corriente a convertirse en uno de los mayores enemigos de Batman. Contratado por una banda de ladrones que necesitan de sus conocimientos para atravesar una planta química y poder así entrar a robar en el almacén de cartas contiguo, el futuro Joker es ataviado con un gran casco rojo y una capa y toma directamente el papel de un ladrón de moda llamado Capucha roja. Durante su incursión en la planta los ladrones y él son sorprendidos por unas fuerzas del orden que acaban con la vida de los malhechores y por Batman, que acorralará al nuevo Capucha roja al borde de un tanque de ácido al que terminará por caer, horrorizado ante la visión de un hombre murciélago al que ve como un castigo divino.

La última página del incidente nos presenta a un ser humano moralmente destrozado cuyo rostro ha quedado terriblemente consumido por los productos químicos y que, tras haberlo perdido todo –ha recibido la noticia de la muerte de su mujer y de su futuro hijo unas horas antes–, no le queda más que abandonarse a la locura. Briand Bolland dibuja el nacimiento del Joker en siete viñetas magistrales que han quedado grabadas para siempre en el cerebro de todo aquel que haya leído la obra. En su día los dos artistas remozaron la imagen y hasta la propia historia del villano y pusieron un peldaño más en la nueva etapa que comenzaba a vivir el cómic mainstream estadounidense a finales de la década de los ochenta.





Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0