Bat Lash

La llegada en 1967 de Carmine Infantino al puesto de director editorial de la National Periodical Publications tras su adquisición por parte de la Kinney National Company, trajo consigo el lógico y buscado soplo de aire fresco que en esta ocasión aparece gracias al trabajo que Infantino realiza con la contratación de talentos como Dick Giordano, Neal Adams o Denny O’Neil, entre otros. Además de la renovación viejos personajes de la casa, Infantino, en conjunción con una serie de autores que son promocionados a puestos de editor, busca sacar a la calle obras que aporten algo novedoso al panorama editorial imperante a finales de los sesenta, cuando la Silver Age daba ya sus últimos coletazos.

Es así como en 1968 Infantino y uno de sus recién nombrados editores, Joe Orlando, deciden dar una oportunidad al denostado género del western, revitalizado y puesto de moda por Sergio Leone y Clint Eastwood desde mediados de los sesenta y falto por completo de publicaciones que explotaran adecuadamente dicha categoría de historias. Partiendo del más que socorrido antecedente que presenta a un personaje solitario en busca de venganza, siempre tras haber sido objeto de algún acontecimiento terrible que cambió irremediablemente su existencia, Infantino y Orlando proponen el desarrollo de la idea a Sheldon Mayer y a un artísticamente joven Sergio Aragonés que finalmente termina por moldear el carácter humorístico del personaje. La primera aparición de Bat Lash, exceptuando los anuncios de promoción que solían publicarse en las revistas de la casa, se produce en el Showcase número 76, puesto a la venta el mes de junio de 1968 (fecha de portada de agosto). Dennis O’Neil es el encargado de escribir los diálogos del argumento de Aragonés y Nick Cardy de dibujarlo. Bajo el título podía leerse la frase “Will he save the West or ruin it?”, que se escribirá en todos los números publicados de la saga y que daba una idea aproximada de lo que iba a encontrarse el lector en las páginas interiores, y que no era otra cosa que la influencia directa de la serie de televisión Maverick, protagonizada por James Garner y Jack Kelly, o de la película Waterhole No. 3 (El Oeste Loco), estrenada a finales de 1967.

Jonah Hex y Bat Lash en un espléndida escena de Bob Layton.

Amante de las flores, las mujeres bellas y la buena comida, Bat Lash repudia la violencia, aunque parece tener la peculiaridad de atraer cuanto problema surja a su alrededor. Siempre viste como un caballero, chaleco elegante y flor en el sombrero. Es un solitario que rara vez frecuenta compañía, salvo la de las señoras con las que tiene la ventura de encontrarse. Durante su travesía por el Oeste de los Estados Unidos limpiará un pueblo de bandidos, se verá envuelto en la búsqueda de un antiguo tesoro español, protegerá con la suya la vida de una niña huérfana y se verá envuelto en los tiroteos más disparatados que uno pueda imaginarse.

Tras su presentación en Showcase, se pone a la venta una nueva serie cuyo primer número marca en portada la fecha de Octubre-Noviembre de 1968. Manteniendo el mismo equipo creativo, la publicación no pasa de los siete números antes de cerrar por falta de ventas a finales de 1969, a pesar de un último intento de Aragonés por atraer la atención de los lectores contando una historia donde los padres de Bat son asesinados y él es perseguido por matar al ayudante del sheriff. E igualmente a pesar de que las ventas en Europa estaban siendo aceptables y la serie había obtenido en los dos años en que se publicó el premio Alley Awards al mejor título de western.

La lapidaria frase con que abrían y cerraban las historias.

A partir de entonces, el personaje de Bat Lash aparece de forma esporádica en varias publicaciones de la editorial, entre las que cabe destacar la revista Weird Western Tales y la serie Jonah Hex, donde aparecía tanto con historias de complemento como formando parte de los argumentos en las andanzas del personaje cuyo nombre aparecía en portada. Se hacen cargo de estas historias autores como Len Wein, Dan Spiegle o Dennis O’Neil, entre otros. Pero no será hasta el año 2008 que DC Comics se atreva nuevamente a publicar Bat Lash. Esta vez con una serie limitada de seis números titulada Guns and roses que fue escrita por Sergio Aragonés, con diálogos del novelista Peter Brandvold, dibujos de John Severin y portadas a cargo de Walter Simonson. Salvo los despropósitos habituales de este tipo de editoriales, donde cada cierto tiempo se juntan todos los personajes de la casa bajo el paraguas de un evento común que nada tiene que ver con la mayoría de ellos, esta serie es, hasta el momento, la última donde hace su aparición el simpático pistolero.

Dibujo de Walt Simonson para una
portada de la serie del año 2008.

Resulta curioso acercarse a una publicación de estas características que en su día fue editada en aquella jungla americana donde únicamente parecían tener cabida los super-héroes que habían marcado el periodo de la Silver Age. Ejemplo perfecto de como la ilusión de unos profesionales fantásticos aplicada a una idea original con claras posibilidades de convertirse en un reducto de diversión y trabajo bien hecho, nada tiene que ver con los gustos del mercado al que va dirigido su esfuerzo, que al fin y al cabo es el que termina imponiendo los criterios que marcan el devenir editorial de la industria. Finalmente parece que Bat Lash sí que terminó salvando al Oeste, aunque por desgracia no pudo salvarse a si mismo.



Showcase número 70 (agosto de 1968)

Showcase número 70 (agosto de 1968)

Bat Lash número 1 (15 de octubre-noviembre de 1968)

Bat Lash número 2 (diciembre-enero de 1968)

Bat Lash número 3 (febrero-marzo de 1969)

Bat Lash número 6 (agosto-septiembre de 1969)

Bat Lash v.2 número 5 (junio de 2008)

Bat Lash v.2 número 6 (julio de 2008)

Bat Lash v.2 número 6 (julio de 2008)



Guión: Sergio Aragonés
Dibujo: Nick Cardy
Color: Desc.
Editorial: DC Comics (National)
País: USA Páginas: +400 Años: 1.968/2.008


Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0