Conti [Conti Alcántara, Carlos]


Barcelona, 28/08/1916 – 15/09/1975
España
Recordado por lectores de periódicos, revistas y tebeos al unísono, Conti adaptaba su creatividad al medio en el cual trabajaba. Por eso es uno de los pocos autores que desarrolló de igual forma el humor gráfico y la historieta de personajes. En una época donde el tebeo español se hacía más adulto, Conti formó parte del grupo de historietistas que sentaron cátedra e influyeron en autores que más adelante afianzarían una de las épocas más prolíficas de la historieta española.

Desde muy pequeño alimentó el sueño de dedicarse al dibujo, aunque el poco futuro de esa profesión le llevó a probar suerte en la venta de seguros, trabajo que intentó desarrollar hasta su incorporación al ejército hacia el final de los años treinta, donde permanece durante seis años y donde vive la Guerra Civil en el bando republicano.

Ya incorporado a la vida civil, comienza a desarrollar sus ideas de humorista en el periódico barcelonés La Prensa a comienzos de los años cuarenta. Allí empieza publicando una tira cómica los sábados y termina dibujando, como mínimo, un chiste diario que le sirve para darse a conocer y para empezar a publicar historietas en las revistas infantiles de la época. Así, en 1944, con el nacimiento de la revista madrileña Cucú, una desfasada competidora de La Codorniz, Conti amplía sus colaboraciones y empieza a darse a conocer fuera de Barcelona. Allí publica chistes de un solo panel con texto bajo el mismo o repite la opción de la tira, además de encargarse de alguna portada. También en ese año comienza a dibujar chistes en la revista ¡Hola!, la cual es fundada por Eduardo Sánchez, un antiguo colaborador de El Periódico, que conoce a Conti y quiere contar con él en la nueva revista.

En 1949 se produce su primera colaboración con Bruguera y dibuja en la revista Pulgarcito las primeras páginas de su personaje más popular, El loco Carioco. Para la misma editorial y otras cabeceras crearía las series Mi tío Magdaleno, La vida adormilada de Morfeo Pérez y al personaje del empresario Apolino bajo el título de Apolino Tarúguez, hombre de negocios. Compagina la labor de historietista con la de humorista gráfico y, a parte de dibujar chistes y escribir textos de humor del estilo de Cartas de Sisenando Merluzo en Bruguera, lo hace en numerosas revistas y periódicos de la época, como la revista Ondas, dirigida por otro compañero de El Periódico, el diario ABC y su suplemento Blanco y Negro, Solidaridad Nacional, Pueblo o el suplemento A todo Color, primer intento serio de emular las páginas americanas de historieta. También colabora, desde 1950, en la colección Humor de Bolsillo de la editorial Hispano Americana de Ediciones.

En 1957 comienza a autoeditar, junto a Cifré, Escobar, Giner y Peñarroya, el semanario Tío Vivo, donde ejerce de director artístico e impregna buena parte de la revista con su talento. A partir de 1959, finalizado ya el proyecto Tío Vivo, a parte de seguir colaborando en abundantes periódicos y revistas, continúa dibujando para Bruguera en numerosas publicaciones de la casa y crea otras series como Aquí tienen a Marcelo con su hermano gemelo, Don Alirón y la ciencia ficción, El doctor No y su ayudante Sí y dibuja secciones de chistes como Ahí está Conti, Cosas de Conti, Contigrafías, etc. Para otras editoriales destacan sus trabajos en Pepe Cola o Mata Ratos, de la que será director artístico en 1970.

Aquejado ya de la enfermedad que finalmente acabaría con su vida, Conti sigue trabajando hasta el final y en 1974 llega a escribir los primeros guiones de Superlópez, con dibujos de Jan y los de la serie 1X2, el invasor, con dibujos de State Keto.

Fruto de su labor y su calidad profesional son los premios que recibe a lo largo de su carrera, entre los que podemos destacar el Premio Delegación Nacional de Prensa, el Premio del Concurso Internacional del Chiste del Salón de la Confección,o el Premio del Ministerio de Información y Turismo de la Expo de España de 1964 o el Concurso Planeta de 1972.

Bibliografía

20 años después (1974)
1X2, el extraterrestre (1975)
Ahí está Conti (1958)
Apolino Tarúguez (1944)*
Aquí tienen a Marcelo con su hermanito gemelo (1959)
Contigrafías (1969)
Cosas de Conti (1961)
Crítica de la vida (1958)
Crónicas del Universo y otros países (1951)
Don Alirón y la Ciencia-Ficción (1969)
Don Eulalio (1951)
Don Fisgón (1961)
Don Fortunato y su perro (1957)
El doctor No y su ayudante Sí (1970)
El Loco Carioco (1949)
Ellas son así… Y ellos también (1957)
Felipe Gafe (1974)
Filiberto y su perro (1953)
Kid Arizona contra Garbanzo Negro (1950)
La incisiva página de Conti (1972)
La vida adormilada de Morfeo Pérez (1952)
Mi tío Magdaleno (1951)
Ríase de… (1957)
Siluetas sin palabras (1952)
Superlópez (1974)

Además de estas obras, Conti publicó chistes y tiras en numerosos periódicos y revistas de tirada nacional.
________
(*) Existe cierta discrepancia en la fecha de creación del personaje de Apolino, pues hay algunas fuentes que indican que dicho personaje fue creado en el 51 en las páginas de El DDT. Si bien el desarrollo completo de la serie se produce a partir de ese año en las páginas de El DDT, la primera aparición del mismo es en la revista Cucú a mediados de los cuarenta.

Nota bibliográfica: A la hora de desarrollar esta biografía, aparte de la consulta directa a las fuentes de publicación originales, se han consultado los siguientes documentos:
  . De Tono a Perich. El chiste gráfico en la prensa española de la posguerra (1939-1969), Iván Tubau. Guadarrama, 1973.
  . Conti, Armando Matías Guiu. Bruguelandia nº5, 1982.



Share on Facebook1Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0