Las primeras viñetas (XXII). The Phantom

Gracias al éxito obtenido con Mandrake the Magician, que se había venido publicando desde junio de 1934 de la mano del King Features Syndicate de Randolph Hearst, Lee Falk (seudónimo de Leon Harrison Gross) recibe el encargo de crear un nuevo personaje que sumar a los muchos que por aquella época de esplendor y rivalidad entre sindicatos y periódicos luchaban por hacerse con el trono de la popularidad. La primera idea de Falk, rehusada por un King Features que no tenía intención de publicar una serie medieval en aquellos momentos, fue la de contar la historia del Rey Arturo y sus caballeros. Rechazada su pretensión, propone entonces la idea de un personaje rodeado de enigmas que haría de la lucha contra el crimen su dedicación principal. Aunque se baraja el título de “The Gray Ghost” y algún otro simiar, se determina finalmente, a pesar de que varios personajes de la literatura o el teatro ya tenían ese apodo, que el nombre del protagonista sería The Phantom.

A pesar de que Lee Falk no tendría que encargarse del dibujo de la historia, para su presentación ante el sindicato, dibuja las primeras dos semanas a modo de ejemplo de lo que sería la serie y son esas primeras tiras modelo las que verán la luz por vez primera en los periódicos, empezando a publicarse la primera el 17 de febrero de 1936, dando comienzo a la aventura con el título de The Singh Brotherhood.

Las mallas de Robin Hood
inspiraron el traje del Fantasma

Para la caracterización del protagonista principal, Falk se inspira en una mezcla de personajes como el Zorro, La Pinpinela Escarlata, Tarzán o Robin Hood, añadiendo posteriormente la idea de su inmortalidad y escondiendo al héroe tras una máscara y un traje que se consideran precursores estéticos del cómic de super-héroes. Raymond Moore, asistente de Phil Davis en Mandrake the Magician, será el encargado de perfilar artísticamente la imagen final del Fantasma, inspirándose en los ropajes del referido Robin Hood y escondiendo sus pupilas al estilo de lo que él creía que se hacía en las antiguas esculturas griegas (cuando la realidad es que el paso del tiempo es el que finalmente terminó borrando el centro de los ojos de aquellos bustos).

Debido al halo de misterio con el que el autor pretendía cubrir todo el argumento de las tiras, el personaje principal no aparecería hasta una semana después, el 21 de febrero, donde El Fantasma irrumpía, de espaldas, subiendo a un barco por una cuerda. Aquella protagonista de las primeras viñetas era la que con posterioridad se convertiría en esposa del Fantasma, Diana Palmer, una mujer aguerrida e inteligente que exponía claramente la intención del autor de rodear al titular de una serie de figuras que no iban a ser meras comparsas precisamente.

21 de febrero de 1936

La publicación y composición de las imágenes de prensa consistía en una tira diaria con tres o cuatro viñetas, bocadillos para los diálogos y textos de apoyo en la parte inferior o superior de la viñeta para la narración de la historia en tercera persona

Seguidamente se reproducen las viñetas correspondientes a la tira del día 17 de febrero de 1936 y a la del 24 de febrero, fecha en la que el personaje protagonista se presenta por primera vez de forma frontal a los lectores.




17 de febrero de 1936


24 de febrero de 1936


Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0