Las primeras viñetas (I). Mortadelo y Filemón

Con fecha de 20 de enero de 1958 salía a la calle el número 1.394 del semanario juvenil Pulgarcito. En su portada se especificaba el precio habitual de 2 pesetas y bajo dicho montante y la cabecera podía contemplarse una historieta de Carpanta dibujada por Escobar.

Pasadas las dos páginas de El Capitán Trueno que formaban el centro de la revista y después de una sección de chistes elaborada por autores como Raf, Sanchis o Ibáñez, el lector que tuvo la oportunidad de pagar esas dos pesetas en el establecimiento de turno asistió al nacimiento de una nueva serie titulada Mortadelo y Filemón, agencia de información. La página la firmaba Francisco Ibáñez, un autor que hasta entonces apenas había conseguido publicar algunos chistes sueltos en revistas como El DDT, Can Can o la propia Pulgarcito.

Nacía así una de las obras más importantes a la vez que longevas del panorama historietístico mundial de la cual se presentan a continuación sus primeros trazos.



Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+0Pin on Pinterest0